LA VERGONZOSA CENSURA DE TWITTER

El día 11 de abril, al entrar como muchas mañanas en mi cuenta de Twitter me encuentro esto:

Busco más información y me aparece este texto:

La sorpresa da paso al estupor y luego al malestar. Más tarde aparece el enfado y luego la impotencia. “Tras una revisión detallada, determinamos que tu cuenta incumplió las reglas de Twitter, te espetan así, sin más. ¿Reglas? Qué reglas… las reviso en la documentación de la red social y no me reconozco en ninguna de ellas. Se han equivocado, me digo.

He sido escrupulosamente respetuoso. Paciente hasta límites increíbles. No he insultado a nadie a pesar de que he recibido tuit ofensivos, desagradables, insultantes, hirientes, amenazantes… he sido bloqueado. Yo también he bloqueado y silenciado a quienes me insultan y envían sus hordas contra mi. Solo trato de divulgar mis conocimientos, experiencias y reflexiones sobre temas relacionados con la Sexología, la educación sexual y la Psicología, desde una perspectiva profesional de prevención y promoción de la salud sexual, aunque comprometido contra la asociación entre violencia y sexualidad.

Llevo muchos años “peleando ” por desmontar el vinculo existente entre sexualidad y violencia y lo que me ocurrió hace unos días en un taller con preadolescentes, refleja mi posición, ya que es muy común que me pregunten:¿Por qué te dedicas a hablar de pornografía?

Y yo les dije: Una de las cosas que más me preocupa son las niñas y sus primeras relaciones sexuales, porque la dimensión sexual que está hecha para el contacto placentero y el encuentro tierno y gozoso, de mutuo acuerdo y empatía con la otra persona que me concierne puede transformarse en una experiencia dolorosa, desagradable o incluso traumática, que les acompañará toda su vida, fruto de un aprendizaje inadecuado de los hechos sexuales, que el porno promueve ya que, con mucha frecuencia, asocia la sexualidad con la violencia contra las mujeres niñas y niños . Por eso hay que intervenir preventivamente. Por esa razón estoy hoy con vosotros.

Por tanto ha de quedar claro mi objetivo en la inmensa mayoría de los tuits que he publicado en Twitter. Sigamos entonces.

Tratas de buscar una respuesta, para ver si has incumplido alguna regla. Revisas el último tuit publicado: una simple y escueta información de un Congreso Nacional de Matronas, que se celebrará en mayo en Cáceres, al que me han invitado como ponente y en el que, además imparto dos TALLERES PARA MADRES Y PADRES VERGONZOSOS que, por cierto, se han cubierto todas las plazas en unas horas, circunstancia que me había llenado de alegría y satisfacción.

Foto

Más en concreto el tuit señalado decía esto:

Si eres matrona o matrón, te recuerdo que del 19 al 21 mayo tienes un Congreso Nacional en Cáceres donde, además de otros temas interesantes, hablaré en una ponencia de la realidad del consumo de porno violento en menores y realizaré DOS TALLERES PARA MADRES Y PADRES VERGONZOSOS. Además, en este Congreso propondré que las matronas como profesionales de la salud, se formen en la prevención de los efectos del consumo de porno violento en menores y puedan realizar programas de educación sexual para las familias, incorporando este tema. No te lo pierdas. Nos vemos.

Y se acompañaba del cartel divulgativo del congreso.

¡No puede ser!, me digo a mí mismo, que me suspendan una cuenta de varios años, con 18K seguidores, con mucho trabajo detrás, cientos de publicaciones… sobre educación sexual y consumo de pornografía en menores, sin dar una explicación, por este cartel. Es insólito. Inaudito. Lo reviso de arriba a abajo… y no encuentro nada excepto el dibujo de una mujeres en las raíces del árbol, que en Instagram tuve que retirar, porque no me permitía su publicación,… pero en Twitter la red social de la pornografía gratis, sin ningún control, era incomprensible. ¿Qué habrán visto los putos algoritmos en el cartel? ¿Las dos XX del número de Congresos? ¿El color del cartel?…

Lo primero que te viene a la cabeza es que se trata de un error, pero tambien y cuando menos, de una falta de respeto total, desprecio por el usuario y sus seguidores/as y un abuso de poder. Sin explicar por qué y en qué criterios se han basado. Una actitud autoritaria. Fascista. Una imposición porque sí. Hacemos lo que nosotros queremos, viene a decirme Twitter.

Un claro desprecio por tu trabajo y una falta de consideración hacia la dignidad personal y profesional. Lo cierto es que a algunos/as les escuecen mis tuits, no lo soportan y han hecho todo lo posible por echarme de Twitter, con la connivencia de los responsables de esta Red Social.

La única alternativa que me ofrecen es hacer una reclamación. La hago y no tengo ninguna respuesta. Ninguna. Todos los días, desde entonces, hago una reclamación según el formulario de la empresa… y no he tenido ni una sola explicación. Una vergüenza total. Nadie al otro lado. Solo máquinas con algoritmos… que producen unos cuantiosos beneficios y su valor es nada menos que de 40.000 millones de euros. Dinero a espuertas, promoviendo y censurando lo que les sale de …

Durante años, he creado contenido para Twitter, publicando miles de tuits, contribuyendo a su negocio, gratuitamente. Y de pronto han decidido que ya no les intereso o han recibido presiones de alguna industria todopoderosa que le incomodan mis reflexiones publicadas. Esa y no otra, por tanto, es la explicación. El que mueve el avispero, le pican las avispas.

Soy consciente de que mi trabajo publicando tuits es una forma de crear contenido. Muchos creadores de contenido somos los peones que trabajan gratis para las RRSS, Youtube … con la esperanza de ser famosos y ganar dinero. Lo que ocurre es que solo lo consiguen algunos. Con ese anhelo juegan las empresas vinculadas a Internet y les funciona el negocio, especialmente Google que se hincha a ganar pasta.

Con todo es difícil entender este comportamiento abusivo por parte de Twitter. Probablemente, más que el último tuit publicado, sea que me tenían ganas. El que se mueve no sale en la foto, es decir, poner en evidencia los efectos nocivos del consumo de pornografía violenta en menores y jóvenes, escuece a algunos que tienen un gran negocio con ello.  O movimientos sociales que les incomoda mi punto de vista porque juegan a “o estás conmigo o estás contra mí” y te zancadillean a la menor.

Cualquier que conozca Twitter sabe que es una Red Social donde abunda la pornografía, los enlaces a prostitución, la violencia verbal en muchas de sus formas, intolerancia, la pederastia y paidofilia, actitudes racistas, sexistas…por doquier. Y a esos/as no se les cierran las cuentas. Porque eso genera beneficios, alimenta el seguir navegando y consumiendo tiempo en ello, mientras asistes a múltiples bombardeos publicitarios.

Entonces ¿por qué a mí? Escribir sobre la pornografía y sus efectos, desde una perspectiva seria y rigurosa, crea muchos enemigos como he analizado en tres artículos, que puedes leer aquí. Tal vez algunos de los grupos y subgrupos pro y contra sobre la pornografía que analizo en esos artículos, me han denunciado. Creo que estaba en el punto de mira y han aprovechado cualquier tuit para censurarme y echarme fuera de la red. seguramente bien organizados.

Hablar de los efectos del consumo de porno violento en menores y jóvenes te crea muchos opositores/as. Pero que sepan que lo voy a seguir haciendo porque estoy en mi derecho, creo que es necesario y es una cuestión de ética personal y profesional. Alguien tiene que visibilizar e informar sobre una problemática de la que casi nadie se atreve a hablar.

A pesar de la vergonzante decisión de @twitter de suspender mi cuenta con 18K seguidores y varios cientos de publicaciones, he conseguido el apoyo de 600 personas que me dicen cosas como esta: Gracias.

Cierto es que he recibido muchos apoyos, pero con 18000 seguidores/as siempre anhelas más solidaridad, lo que me refuerza la idea de que esta red es un pasatiempo, un entretenimiento para muchos/as, que les gusta leer artículos gratis y no tienen más aspiraciones.

En pocos días las impresiones de los diferentes tuits de denuncia, fueron numerosas, por ejemplo este de unos días posteriores a la suspensión.

He creado otra nueva cuenta, JLGarciaDivul que no sé cuanto me durará. Supongo que poco, porque voy a seguir publicando como hasta ahora. En otras redes sociales Facebook e Instagram y redes profesionales como LinkedIn, también publiqué el mismo tuit del Congreso, y tan solo en IG, tuve problemas, lo que me llevó cambiar la foto.

Hablar de pornografía desde una posición rigurosa y científica, no es fácil: Amazon me publicó un libro y luego prohibió (un libro de la serie de 4 sobre pornografía y sexualidad que he escrito). En LinkedIn y en IG he tenido algunos problemas con determinados tuits.

Este es el libro publicado y prohibido por Amazon

Si quieres más información sobre este libro clica aquí.

He dicho en otros artículos que las Redes Sociales están cambiando muchas cosas. Pretenden adictos, consumidores compulsivos sin pensamiento crítico, porque ese es su negocio: que estemos el mayor tiempo posible navegando por su red y recibiendo publicidad cada pocos segundos. Ese es el futuro que nos espera.

En fin, seguiremos divulgando contenidos sobre sexualidad y películas sexuales, porque estoy convencido de que tal tarea, no solo ayudará a prevenir sufrimientos, sino tambien a favorecer una mejor salud sexual de muchos hombres y mujeres.

2 comentarios en “LA VERGONZOSA CENSURA DE TWITTER”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.