¿QUÉ ES LO QUE PASA CON LAS AGRESIONES SEXUALES DE MENORES A MENORES?

PornEducation para el finde, ¿te atreves? (*)                   #PornEducationParaElFinde

Un nuevo artículo de José Luis García para leer y reflexionar el fin de semana.

Estos días he tenido un cierto “trajín” con los medios de comunicación como TVE, EITB, RNE, El HuffPost… que se han interesado, muy amablemente, por mi opinión profesional, respecto de las últimas agresiones sexuales de menores a menores, a tenor de la alarma social que han creado. Si bien nos parece positivo esta mayor visibilización, sin embargo y lamentablemente, a juzgar por el patrón habitual en estos casos, hemos de considerarlo como flor de un día o más de lo mismo, ya que el interés social y el de los medios se dispara cuando hay algunas agresiones sexuales “de más” o “fuera de lo habitual”, pero luego, pasados unos días, todo vuelve a la normalidad.

Si quieres ver la entrevista de TVE clica aquí, y aquí un resumen de la de EITB. En este enlace, tienes la entrevista que me realiza el El HuffPost Life.

Si quieres escuchar la entrevista en RNE, en el programa “El gallo que no cesa”, pincha en este link.

De la entrevista que me realiza Marina Prats del prestigioso rotativo El HuffPost Life , destaco:

“Para García, además el porno crea adictos a este contenido. “Internet ha metido el porno en casa de tal forma que cualquier niño con un móvil que tenga acceso a internet se va a topar con el porno, sí o sí, más tarde o más temprano. Igual que la industria del tabaco o del alcohol, la industria pornográfica es muy poderosa y lo que pretende es crear adictos”, indica.

“Tienes que elegir si el privilegio de educar a tus hijos lo hace el porno o lo haces tú o el colegio”

García destaca que en el porno violento, diferenciado de las películas eróticas, se muestran facilidades en las relaciones y un consentimiento prácticamente inmediato y que no se ve en ningún momento. “Ofrece que ligar es muy fácil, no conozco ninguna película de este tipo donde al final el chico no utilice su presión para tener relaciones sexuales, el otro mensaje que transmite es que a la mujer le gusta que la fuercen, que la presionen… Si lo haces, vas a convertirla en una ninfómana sexual a tu disposición para darte placer”, explica.
“Todo este conjunto de variables configuran un entorno que favorece y facilita lo que está ocurriendo que es un fenómeno novedoso en nuestra cultura”, añade y apunta a que en otras sociedades como la india o la mexicana el abuso entre menores se ha dado desde hace años a diferencia de occidente, donde se produce a raíz de internet.
“Lo que han visto ahí es un actor maltratando a una mujer y que le impone la conducta anal, vaginal y oral alternativa e indistintamente y sin solución de continuidad y sin condón y a la actriz le encanta y al actor le encanta, entonces trata de emularlo con su compañera y es un desastre”, explica.
Para el psicólogo, el porno “está creando un nuevo comportamiento sexual y un nuevo modelo de vida y relaciones sexuales entre chicos y chicas”, aunque también se da en los mayores de edad.

¿A qué se deben las agresiones y abusos sexuales?

Estamos, pues ante un problema extraordinariamente complejo cuyas causas son diversas y no menos complejas. Es muy temerario y arriesgado afirmar que este aumento, por ejemplo, se debe exclusivamente al machismo o a los MENAS que hay en nuestro país, como de modo irresponsable se difunden en pulpitos negacionistas.

Para mi, este tipo de conductas solo pueden ser explicadas y comprendidas por la confluencia de varios factores no siempre conocidos. Enfoque, por otra parte, imprescindible para implementar programas eficientes de prevención.

Hace unos días publicábamos un post en dos RR SS en la que se informaba de 4 noticias, a mi juicio significativas. (por cierto en Instagram estas mismas fotos fueron censuradas, hecho inaceptable. Resulta increíble que ocurra tal cosa en esta red social alérgica a los pezones y a algunos términos sexuales… pero, luego, en cambio, promueve la hipersexualizacion de las niñas (y de las mujeres) hasta límites insoportables y multitud de enlaces a webs externas de TODO TIPO).

Pues bien, esas noticias nos daban una pista de algunos factores que deberíamos considerar a la hora de entender estas execrables conductas que cometen algunos hombres y menores con mujeres y con otros/as menores. La etiología de la conducta de violencia sexual es, en consecuencia, multifactorial. En estas líneas solo quiero citar algunas de las variables más relevantes, siempre a mi entender, para comprender la complejidad del problema. Entre otros factores -que hemos analizado en nuestro libro TUS HIJOS VEN PORNO 1 señalaría al menos los siguientes:

  1.  Factores estructurales.
  1. 1. Deberíamos considerar las desigualdades sociales existentes en general, y entre los hombres y mujeres en particular, matriz en donde se facilita y permite ejercer el poder de quienes lo detentan contra quienes carecen de él. La importancia y trascendencia del poder y su vínculo con la sexualidad, es analizada en mi libro Sexo, poder, religión y política. Tradicionalmente y de manera mayoritaria, ha sido el hombre el que lo ha ejercido contra la mujer, siendo la vivencia sexual una de las áreas donde se aprecia más claramente ese poder. La violación y la prostitución, como botón de muestra, son ejemplos bien evidentes de esta desigualdad.
  1. 2. La violencia, en general, está normalizada en la vida y en las relaciones de amplios sectores de población, más acusado en algunos países y culturas.  Si hay violencia en el mundo, en las calles, en muchos ámbitos de la vida cotidiana, ésta también va a impregnar las relaciones entre hombres y mujeres, trasladándose a sus casas, a sus alcobas o a las calles oscuras y solitarias.

Como veremos luego, la violencia se aprende a través de los modelos de imitación del entorno.

Las violaciones que, por ejemplo y por la actualidad que conlleva, se cometen a diario en la guerra de Rusia contra las mujeres y menores (tambien en algunos hombres) en Ucrania, es la evidencia más brutal de esta violencia y del ejercicio del poder.

Foto: Huffpost
  1. 2. 1. Algunos datos.

Según datos del INE correspondientes al año 2021, hay un aumento de del 28,6% respecto a 2020 en el número de mujeres víctimas de VG menores de 18 años, así como un incremento del 70,8% en los casos denunciados.  

En ese mismo año, también consideramos los datos del Barómetro sobre Juventud y Género del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la (FAD), constatando que un 20% de chicos entre 14 y 29 años, niegan la violencia de género o que la consideran un “invento ideológico”. En este mismo documento, cerca del 20% de los chicos y el 12,7% de las chicas entre 15 y 29 años, consideran “normal” mirar el móvil de tu pareja “ cuando piensas que te está engañando”.

Fuente: EL MUNDO

El portal Geoviolenciasexual ha documentado 274 agresiones sexuales y violaciones múltiples en nuestro país, entre los años 2016 y 2021. Según algunos medios, como LA SEXTA, en España se cometen seis violaciones al día.

Hay una coincidencia general en que el crecimiento de la violencia y de la violencia sexual en los grupos juveniles es una realidad. Por ejemplo, los datos presentados por el Instituto Andaluz de la Mujer subrayan  un incremento de chicas adolescentes atendidas por violencia de género y sexual: un 15,7% más en 2021, comparativamente con los obtenidos el año anterior. Sobre la violencia sexual juvenil hemos escrito aquí.

No obstante, diferentes expertos estiman que las denuncias que se realizan en este tipo de delitos, son solo un porcentaje mínimo de los abusos y agresiones sexuales que se producen.  

  1. 3. Valores culturales muy extendidos, como el machismo o la asociación entre la violencia y la sexualidad, son dos aspectos de singular importancia en este fenómeno.
  1. 3. 1. De una parte, el machismo que supone un modelo ideológico basado en la superioridad del hombre sobre la mujer, que se materializa en múltiples áreas de la vida social y de las relaciones humanas, imperante desde muy antiguo, lo que comporta privilegios del varón sobre la mujer, prebendas que cristalizan en el poder de disponer del deseo sexual de la mujer a su antojo, en base a una supuesta mayor necesidad sexual y a un derecho incuestionable. Como he dicho más atrás, la violencia sexual o la prostitución son ejemplos claros de ese mal uso del poder masculino.
La prostitución es uno de los privilegios sexuales más valiosos de muchos hombres. Es intocable y el que más defienden muchos -además de quienes viven de ese negocio- porque se considera un derecho ancestral e irrenunciable. Es el bombón preferido de la pastelería.
En mi opinión, mientras los hombres no tomen conciencia de que el machismo conlleva costes de toda índole, también para ellos, que no compensan los privilegios que comporta serlo, poco avanzaremos en la igualdad, porque además de equidad y de ética es, también, una cuestión cognitiva y de inteligencia emocional.
  1. 3. 2. De otra, como ya hemos repetido en infinidad de ocasiones , erotizar la violencia es un hecho demasiado arriesgado y peligroso. La dimensión sexual esta hecha para el contacto gozoso, el encuentro placentero, nunca para generar amargura y desgracia. La pornografía lo que hace es utilizar ese valor social y, a la vez no solo legitimarlo, sino también amplificarlo y generalizarlo en los millones de vídeos existentes, toda vez que lo erotiza, factor este a mi modo de entender muy relevante en la comprensión de lo que está ocurriendo, máxime en un cerebro en proceso de desarrollo como es el que tienen menores y jóvenes.
La Psicología ha mostrado los modos y maneras de cómo los seres humanos aprendemos conductas violentas desde muy pronto. Psicólogos reconocidos como Albert Bandura, demostraron que los patrones violentos se aprenden desde la infancia, por la imitación que los niños hacen de lo que observan a partir de los modelos de su entorno. 
Concluyó que los niños y las niñas copiaban a los adultos de su mismo sexo en mayor proporción aunque, en términos generales, las conductas violentas eran más usuales en los chicos.
En consecuencia, sabemos de la importancia de los modelos de aprendizaje basados en la imitación y en el modelado, las neuronas espejo o los superestímulos sexuales, de los que hemos hablado en otros artículos de este blog.
  1. 4. La aparición de Internet, su importancia y trascendencia hay que citarla necesariamente ya que, además de cambiarnos la vida, las relaciones y el tiempo libre,  ha favorecido conductas adictivas (Internet es la madre de buena parte, si no todas, de las nuevas adicciones) y, particularmente, ha metido la pornografía en todos los hogares y en todos los dispositivos de acceso. Sobre esto hemos hablado aquí y aquí.
  1. 5. Vivimos en una sociedad con un sistema socioeconómico neoliberal que instrumentaliza la sexualidad con fines de consumo, con los que obtiene jugosos dividendos. El sexo se utiliza para vender cualquier producto. La hipersexualización social es un hecho indiscutible, extendiéndose no solo por el porno, sino en los anuncios, en algunas modalidades de canciones como el rap y el reguetón o en los vídeo juegos. En estos dos últimos casos la asociación de violencia y sexualidad es palmaria e inaceptable.
  1. 6. Las disposiciones legales son, sin duda, también de una gran importancia. Leyes laxas con los agresores, probablemente incentiven esos comportamientos. Por otra parte, la existencia de programas adecuados de rehabilitación, es imprescindible de cara a prevenir la reincidencia.
  1. 7. Hay un cierto acuerdo que el hogar, es decir el entorno afectivo cercano, es un lugar de alto riesgo para la realización de las agresiones sexuales, razón por la que, así mismo, convendría considerar.
  • 2. Personales

2. 1. Solo algunos hombres violan, lo que nos lleva a considerar determinados rasgos de personalidad, contingencias ocurridas en la biografía de ese sujeto agresor, así como trastornos en su autoestima o carencia de habilidades sociales y en su asertividad, en la medida en que son más influenciables por la presión del grupo.

2. 2. Esta presión del grupo junto al acicate de grabar la agresión y subirla a Internet o compartirla a determinados contactos, alardeando de ello, es decir de “haber cazado la presa” porque este , son elementos asimismo a considerar.

2. 3. La existencia de trastornos obsesivo-compulsivos o de trastornos paranoides también hay que tenerlos en cuenta, así como ciertos rasgos psicóticos destacando la ausencia de empatía, culpa y el egoísmo personal, de tal modo que el agresor no se reconocen como tal, circunstancia que probablemente se exacerba con los discursos negacionistas, cada vez más en boga, y que parecen penetrar con suma facilidad en determinados colectivos juveniles.

2. 4. Antecedentes familiares de hogares inadaptados, desestructurados, violentos o de abusos, no habría que obviar tampoco.

  • 3. Circunstanciales

El consumo de alcohol, drogas u otras estimulantes está asociado a este fenómeno, al igual que los entornos de ocio y tiempo libre en épocas veraniegas y de buen tiempo. Los conciertos, botellones, fiestas populares… parecen estar igualmente vinculados.

  • 4. Educacionales

A nosotros nos resultan especialmente interesantes dos: La ausencia de una adecuada educación sexual profesional y científica y el consumo generalizado, sin control alguno, de Películas Sexuales violentas (PSP), factores sobre los que venimos insistiendo desde hace más de 40 años y que han sido analizadas en varios artículos de este blog.

A menudo estos agresores no tienen conciencia de delito, consideran que ligar es muy fácil y que a las mujeres les gusta que las presionen para que se conviertan en unas ninfómanas sexuales. Estas tres creencias o valores, entre otros muchos, son la consecuencia directa del aprendizaje de los modelos de comportamiento que ofrecen las Películas Sexuales Pornoviolentas (PSP). La pornografía no es neutra: ofrece informaciones, actitudes, valores y conductas presentadas como normales y que menores y jóvenes se creen a pies juntillas, visionadas cientos de veces, excitados y experimentando placer con la masturbación o las relaciones sexuales subsiguientes. Sobre este extremo de la ficción y la realidad de las películas sexuales hemos escrito aquí.

Cómo se puede desprender de lo dicho hasta ahora, la concatenación de los diferentes factores, aumenta la probabilidad de que se lleve a cabo la agresión sexual, frente a la idea simplista de una única variable como responsable de una violación a un/a menor. Determinados factores de los señalados, pueden ser facilitadores, desencadenantes o exacerbantes.

Por la misma razón, esta visión multifactorial, ha de tenerse en cuenta a la hora de diseñar programas de prevención y de rehabilitación de los agresores sexuales, si se pretende que sean efectivos.

¿Qué pasará en el futuro?

Pues bien, a mi modesto entender, pronostico que seguiremos teniendo noticias similares y, probablemente, irán a más porque sexualizar y erotizar la violencia es demasiado arriesgado como ya he dicho. Y le puede pasar a cualquier niña. Puede ser tu hija, tu sobrina o tu nieta.

Y ello en base a que no se adoptan medias suficientemente eficientes (tanto legales, de rehabilitación como preventivas) para atajar esta sangría que causa tanto dolor y sufrimiento a las niñas violadas y a sus familias.

En consecuencia, y en mi opinión, la ausencia de una adecuada educación sexual y el consumo generalizado de Películas Sexuales Pornoviolentas (PSP) por parte de nuestros menores, son dos factores, solo dos pero altamente relevantes, que siguen sin tenerse en cuenta.

En conclusión, seguirá habiendo violaciones y agresiones sexuales, porque no hay ningún freno, ningún control efectivo a su consumo y exposición, ni tampoco existe la formación y capacitación necesarias para poder hacer de contrapeso a esa poderosa influencia que es el porno violento. Hay que hacerle la competencia al porno.

Recientemente hemos leído la previsión gubernamental de incluir en la ley del “Solo sí es sí”, la prohibición de la publicidad pornográfica, que nos parece una medida absolutamente insuficiente para controlar la que se distribuye en Internet, que es la inmensa mayoría. Esto no es como el tabaco o el alcohol.

La formación de familias y profesionales en este área es, sin duda, primordial, empeño en el que llevamos muchos años, convencidos de que es el único recurso que tenemos.

Lo cierto es que la mayoría de la sociedad (familias, centros de enseñanza, medios de comunicación, partidos políticos…)ha decidido dejar en manos del porno, con diferentes dosis de violencia, la educación sexual de sus menores y su futuro sexual y afectivo. Entonces ¿de qué nos quejamos?

(*) PornEducation para el finde, ¿te atreves?, es una nueva propuesta, una más, a modo de campaña de sensibilización, que quiere ofrecer contenidos formativos por medio de artículos de divulgación, sobre sexualidad, educación sexual y pornografía, que se publicaran en este blog cada viernes, para leerlos y comentarlos el fin de semana con tranquilidad, con el hashtag:  #PornEducationParaElFinde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.