Reflexión sobre dos experiencias de “Taller para madres y padres vergonzosos”

Estos días he impartido dos talleres con familias y profesionales (“Talleres para madres y padres vergonzosos”) sobre el consumo de porno violento en menores, sus consecuencias y las medidas concretas de prevención que propongo. Mi reflexión es que estamos muy lejos de una situación razonable y que está casi todo por hacer a tenor de que la sociedad de forma mayoritaria tiene otras prioridades.

Padres, madres y profesionales reconocen parcialmente el problema, pero no se atreven a cambiar el patrón generacional de ausencia de dialogo sobre las cuestiones sexuales. Seguimos repitiendo el mismo modelo de aprender sexo fuera de los canales deseables como la familia y los centros de enseñanza y, en este caso, con la omnipresencia de Internet, dejando al porno violento como referente educativo de primer orden, para niños y niñas.

Por tanto, la conclusión es que el porno con diferentes dosis de violencia, sigue siendo el manual de instrucciones 3.0 de las primeras relaciones sexuales, de una buena parte de menores y que lo seguirá siendo durante muchos años, a pesar de que la sexualidad y la violencia son incompatibles, como reiteramos siempre que tenemos oportunidad.

Si tienes hijos/as, nietos/as y sobrinos/as, habla con ellos. Largo y tendido. Desde muy pronto. Cuanto antes mejor. No queda otra. En mi programa educativo familiar TUS HIJOS VEN PORNO, (Clica en el título si quieres saber más) te explico por qué tienes que hacerlo y te sugiero cómo.

Si quieres conocer las características de los talleres para madres y padres vergonzosos, clica aquí.

¿A que esperas? O tú o el porno. Ese y no otro es el dilema que tienes que resolver. Estamos haciendo una generación de #niñosyniñaspornograficos, porque #tushijosvenporno en ausencia de una adecuada #educaciónsexualprofesional

Scroll al inicio