¿Hablamos de porno?

Amable lector/a, es un verdadero placer comunicarte la publicación de mi último libro ¿Hablamos de porno? en el que comparto mis reflexiones y experiencias de 46 años de trabajo intenso y apasionado, tanto clínico como educativo.

Con este son ya 16 libros los que he publicados sobre educación sexual.

A lo largo de 424 páginas, este libro, esencialmente práctico y didáctico, con numerosas orientaciones y consejos específicos, trata de ayudar a los progenitores, consciente de las dificultades que tienen a la hora de llevar a cabo una educación sexual positiva y saludable, incorporando numerosos temas tales como las implicaciones más relevantes de la pornografía, pero así mismo, el placer sexual, el deseo o las conductas sexuales, cuestiones de las que muy pocas familias hablan pero que, por otra parte, son las que tienen un enorme interés para menores y jóvenes

Hablo de los efectos de su consumo, por ejemplo de la alteración de la empatía y la compasión y explico los diferentes mecanismos psicológicos que permiten comprender su consumo generalizado y las consecuencias en la vida, en la salud afectiva y sexual, así  como en las relaciones.

Con este ensayo educativo, me dirijo a ti padre o  madre. No te conozco, pero estoy seguro de que te preocupa la educación de tu hijo o hija, como a los miles de progenitores con los que he hablado durante décadas y que han participado en mis cursos y talleres.

Este libro está dirigido a madres y padres como tú, alarmados e inquietos por una de los aspectos  que más interés genera hoy en día: el sexo en internet y el consumo de pornografía por parte de menores y de jóvenes.

Teniendo en cuenta que algunos niños acceden al porno violento a los 6 años (otros lo hacen antes) propongo que antes de que eso ocurra, contribuyas decisivamente a que tengan una visión saludable y positiva de la sexualidad, para que puedan rechazarlo. Por tanto, te sugiero que puedas plantearle a tu hijo o a tu hija :¿Hablamos de porno? y comenzar a conversar sobre la sexualidad y las relaciones sexuales. Cuanto antes lo hagas, mejor.

Mi empeño en estas páginas es ofrecerte herramientas y argumentos para que mantengas conversaciones abiertas y constructivas con tus hijos o hijas, que den respuesta a buena parte de sus dudas -dudas e intereses que chicos y chicas han compartido conmigo durante décadas- y siente las bases de una sexualidad sana, basada en la confianza, en el diálogo y la cercanía.

Entre otras muchas actividades, propongo 5 intervenciones educativas, que se traducen en medidas concretas para llevar a cabo en el hogar con la finalidad de que decidan, de manera argumentada y racional, no consumir pornografía violenta.

Mi propuesta, además, incluye una nueva denominación del término pornografía y un nuevo concepto de sexualidad, esencialmente positivo, que haga la competencia a las películas sexuales pornoviolentas (PSP), porque esa es, a mi juicio, la finalidad primordial de las intervenciones educativas en sexualidad en el momento presente.

Nuestros niños y jóvenes pertenecen a la primera generación criada en una sociedad hipersexual, con la omnipresencia de Internet y las pantallas, reto novedoso que se viene planteando desde hace tres décadas, al que hay que dar una respuesta valiente y decidida.

Cuando buscan respuestas a sus legítimas y necesarias preguntas sobre sexo, niños y niñas acaban cayendo en brazos de una voraz, inmoral y violenta, industria del porno, interesada únicamente en crearles dependencia psicológica y en convertirlos en adictos. Y, a decir verdad, lo tiene muy fácil en la actualidad por la gran desinformación existente. Esta industria nos lleva años luz de ventaja.
Nos enfrentamos a un desafío sin precedentes. Como padre o madre, debes decidir qué implicación vas a tener en la calidad del futuro sexual y afectivo de tus hijos o hijas y, para ello, plantearte este dilema: ¿Quién quieres que los eduque?

No hay otra respuesta que esta: el porno violento o vosotros. Tú y solo tú decides. No repitas lo que te pasó a ti, cuando eras como ellos. ?No te acuerdas?

La pornografía va a seguir su crecimiento exponencial y solo una educación sexual y afectiva, cercana, basada en el conocimiento científico, es el único recurso que tenemos para competir con su omnipresencia en la sociedad actual.

La pornografía violenta solo desaparecerá cuando deje de consumirse. Nunca antes.

Te ánimo a que rompas el bucle generacional basado en el silencio y asumas tu responsabilidad paterna o materna, porque el futuro sexual y afectivo de tus hijos/as puede estar en juego.

Ya no hay excusas para incorporar esta nueva educación sexual en tu familia, que entierra definitivamente la vergüenza y el temor a hablar de sexo con tus vástagos y no repetir lo que te sucedió a ti cuando eras como ellos.

Te aseguro que te alegrarás de esa decisión.

El libro se presentó oficialmente el día 22 de mayo, y está disponible en todas las librerías y en las plataformas de distribución. 

Si quieres un ejemplar firmado y dedicado por mi, escríbeme a través del formulario de contacto de este blog y te lo envío enseguida.

4 comentarios en “¿Hablamos de porno?”

    1. Jose Luis García

      Hola Hilario.
      Lo primero como estas de salud?
      Enviar el libro por transporte cuesta más que el libro. Se me ocurre que como iré a Tenerife el día 23 y una alumna de Gran Canaria estará allí, puedo dejarselo a ella y que ella luego quede contigo. Qué te parece?

  1. ¡Genial! Gran idea Amigo y Maestro. Si no te causa molestias, y a Ella no le importa, teniendo en cuenta mis problemas de inmovilidad actuales para desplazarme a Tenerife, sería una gran 💡 idea José Luis. Y te hago el pago como te venga mejor. Estamos Todos y Todas muy orgullosos de Tí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio